Mujer de 24 años murió de terrible reacción alérgica al usar la cuchara equivocada 4 días después de comprometerse con el amor de su vida

Mujer de 24 años murió de terrible reacción alérgica al usar la cuchara equivocada 4 días después de comprometerse con el amor de su vida

Se suponía que pasarían el resto de su vida juntos, pero cuatro días después de la propuesta ella murió debido a una terrible reacción alérgica que sufrió durante los festejos, al equivocarse de cuchara para remover su té
festejos, al equivocarse de cuchara para remover su tu
REINO UNIDO.- Cuando Craig McKinnon le propuso matrimonio a Jess Prinsloo en un famoso lugar de belleza, fue el día más feliz de su vida, pero sólo cuatro días después, durante sus idílicas vacaciones en Sudáfrica, el amor de su vida murió

Se cree que Jess, de 24 años, que tenía una alergia aguda a los lácteos, sufrió una reacción fatal después de usar la cuchara equivocada para remover su té, informó el medio Mirror.

Ahora, en lugar de hacer planes de boda con su «hermosa» prometida, Craig, de 24 años, tuvo que lidiar con la pérdida más dolorosa de su vida y se enfrenta a un mundo sin el amor de su vida.

Se fue con ella de vacaciones y se le propuso, a lo que la feliz chica le dio el sí más seguro de su vida; sin embargo, el pasado lunes, Craig tuvo que regresar al Reino Unido con las cenizas de Jess.

 

La pareja celebró durante los siguientes días con champán y «muchas risas», antes de dirigirse a la casa de la madre de Jess en Johannesburgo el 30 de diciembre. Fue ahí donde Jess entró en contacto con los productos lácteos.

En cuestión de segundos, sufrió anafilaxia, una reacción potencialmente fatal que causa que la garganta se cierre, y murió en el hospital al día siguiente, en la víspera de Año Nuevo.

«No hay nadie a quien culpar»

La ejecutiva de marketing, Jess, siempre llevaba consigo dos EpiPens en caso de que sufriera anafilaxia, pero en esta ocasión le fallaron. Craig dijo: “Cuando Jess murió, una parte de mí también murió, pero no hay nadie a quien culpar por su fallecimiento».

Jess estaba sentada en la tapa del inodoro, realmente luchando por respirar. Había usado un EpiPen, pero no estaba teniendo el efecto que normalmente tiene”, dijo.

Jess fue llevada al hospital donde los médicos lucharon para salvarla, sin éxito.

Se equivocó de cuchara

Craig cree que años de reacciones alérgicas tuvieron un efecto acumulativo en Jess, quien había sido alérgica a los lácteos desde que tenía nueve meses. Recordó a Jess diciéndole cómo tuvo que ser reanimada después de comer leche en un curry cuando tenía 18 años

Otra vez, ella pidió un postre vegano que no debería haber tenido lácteos y necesitaba antihistamínicos, un EpiPen y un viaje al hospital… No he comido lácteos durante unos tres años porque simplemente no valía la pena el riesgo”, aseguró Craig.

Después de la muerte de Jess, Craig, de Salisbury, Wilts, enfrentó facturas médicas de 3 mil 700 libras esterlinas (86 mil 520 MX) más 1 mil 200 libras esterlinas (28 mil 60 pesos mexicanos) en honorarios del médico forense.

Se fue con ella de vacaciones y se le propuso, a lo que la feliz chica le dio el sí más seguro de su vida; sin embargo, el pasado lunes, Craig tuvo que regresar al Reino Unido con las cenizas de Jess.

 

La pareja celebró durante los siguientes días con champán y «muchas risas», antes de dirigirse a la casa de la madre de Jess en Johannesburgo el 30 de diciembre. Fue ahí donde Jess entró en contacto con los productos lácteos.

En cuestión de segundos, sufrió anafilaxia, una reacción potencialmente fatal que causa que la garganta se cierre, y murió en el hospital al día siguiente, en la víspera de Año Nuevo.

«No hay nadie a quien culpar»

La ejecutiva de marketing, Jess, siempre llevaba consigo dos EpiPens en caso de que sufriera anafilaxia, pero en esta ocasión le fallaron. Craig dijo: “Cuando Jess murió, una parte de mí también murió, pero no hay nadie a quien culpar por su fallecimiento».

Jess estaba sentada en la tapa del inodoro, realmente luchando por respirar. Había usado un EpiPen, pero no estaba teniendo el efecto que normalmente tiene”, dijo.

Jess fue llevada al hospital donde los médicos lucharon para salvarla, sin éxito.

Se equivocó de cuchara

Craig cree que años de reacciones alérgicas tuvieron un efecto acumulativo en Jess, quien había sido alérgica a los lácteos desde que tenía nueve meses. Recordó a Jess diciéndole cómo tuvo que ser reanimada después de comer leche en un curry cuando tenía 18 años

Otra vez, ella pidió un postre vegano que no debería haber tenido lácteos y necesitaba antihistamínicos, un EpiPen y un viaje al hospital… No he comido lácteos durante unos tres años porque simplemente no valía la pena el riesgo”, aseguró Craig.

Después de la muerte de Jess, Craig, de Salisbury, Wilts, enfrentó facturas médicas de 3 mil 700 libras esterlinas (86 mil 520 MX) más 1 mil 200 libras esterlinas (28 mil 60 pesos mexicanos) en honorarios del médico forense.