¿Por qué mi perro me huele mi parte íntima?

Algunos dueños de caninos pueden preocuparse por este comportamiento, que es completamente natural en los peludos. La Red Zoocial habló con Paula Muñoz, médica veterinaria, para poder explicar a qué se debe esta conducta.

 

 

Los peludos tienen distintas formas para comunicarse entre ellos. Los sentidos, como el olfato, juegan un rol esencial en la forma que tienen los perros para socializar y conocerse unos a otros.

 

 

La nariz de los perros siempre está trabajando: ya sea para olfatear algo en el interior del hogar, rastreando algún olor delicioso en la cocina, explorando el parque, etcétera. Ellos pueden comprender el mundo que les rodea gracias a su olfato.

 

 

 

Los canes tienen entre 200 y 300 millones de receptores olfativos. Los humanos, por otro lado, solo tenemos 5 millones. Por ello, la información que les brinda su olfato es radicalmente superior a lo que los seres humanos podemos percibir con nuestra nariz.

 

 

 

Si alguna vez un canino se acercó a usted para olfatear su entrepierna, no se preocupe. Este es un comportamiento completamente natural, con el que está buscando recolectar información de la persona. “La causa más común de que los perritos huelan nuestras partes íntimas, es que en la socialización normal de ellos, con otros de su especie, es la primera zona que deben oler. Esta parte libera feromonas, que les permiten conocer un poco más del estado de ese animal. Si está en celo, si es una hembra fértil, si es un macho castrado”, le comenta a La Red Zoocial Paula Muñoz, médica veterinaria.

 

 

Cuando un perro quiere saber más información sobre un ser humano, se dirige directamente hacia sus partes íntimas. “Por eso, cuando huelen o se dirigen a nosotros, es lo primero que buscan. Para reconocer un poco más de nuestro entorno y qué pueden esperar o buscar en nosotros”, comenta Muñoz.

Por esto, no se debe regañar o tratar mal a un perro que se acerca y huele sus partes íntimas. Este es un comportamiento natural y un gesto de interés hacia el ser humano. “Sobra decir que este comportamiento que adquieren nuestras mascotas, en ningún momento lo hacen con un mal motivo. Solo quieren socializar y conocer al humano al que se están acercando”, afirma la médica veterinaria.

No obstante, su mascota puede oler la entrepierna de desconocidos y, posiblemente, incomodarlos. En estas situaciones, puede pasear a su mascota con correa e intentar que no lastime ni se abalance sobre otros individuos, para evitar accidentes.